viernes, 27 de enero de 2012

Cuando estuvimos a punto de extinguirnos (o cómo el mar nos salvó la vida)



Hoy en día resulta difícil imaginarnos que hace no mucho tiempo nuestra especie (Homo sapiens) estuvo a punto de desaparecer. Los últimos estudios genéticos demuestran que hace apenas unos miles de años nuestra especie quedó reducida a tan solo unos centenares de individuos.
Homo sapiens entra en escena hace aproximadamente 190000 años en África, en un momento en el que la vida era plácida debido a un clima suave. Pero poco más tarde cambiaron las tornas y nuestro planeta entró en un periodo glaciar (Estadio Isotópico Marino 6, MIS6) que duró hasta hace aproximadamente 123000 años. El cambio propició en África un clima frio y árido donde abundaban las grandes superficies desérticas. La mayor  parte de los continentes era inhabitable lo que supuso que nuestra especie se redujera de varias decenas de miles de individuos a tan solo unos cientos. Es lo que se ha dado en llamar el “Cuello de Botella”.
www.mundoneandertal.com

Curtis W. Marean (arqueólogo de la Universidad Estatal de Arizona) se decidió a encontrar el refugio donde esos pocos supervivientes (nuestros antepasados) lograron salir adelante. Varios expertos estudiaron lugares en los cuales estos grupos de cazadores recolectores podrían haber sobrevivido y llegaron a la conclusión de que la costa meridional surafricana podría haber sido ese lugar: riqueza en moluscos y plantas comestibles.
Acotado el terreno comenzó la búsqueda en abrigos cercanos a la costa donde resultase factible el marisqueo. En 1999 se investigaron las cuevas de Pinnacle Point, cerca de Mossel Bay (Suráfrica). En uno de los acantilado se encontró la cueva PP13 (nombre sugerente donde los haya).
Google maps

Desde 2000 se han recuperado muestras de las actividades humanas hace entre 164000y 35000 años, es decir, justo el momento en el que se produce el Cuello de Botella.
Gracias a estos hallazgos sabemos que mientras el resto de la humanidad desaparecía por la escasez de recursos, en el actual Pinnacle Point disfrutaban de abundantes mariscos y plantas ricas en hidratos de carbono.
Estos estudios también arrojan luz sobre otros  temas de gran importancia: el desarrollo tecnológico de estos grupos era sumamente avanzado ya que elaboraban láminas de piedra unos 100000 años antes de lo que se pensaba anteriormente; a su vez empleaban el tratamiento térmico (calentaban el mineral de silcreta) para mejorar la calidad de sus herramientas.
Además decoraban con ocre y usaban conchas como colgantes. Vemos que estas sociedades estaban mucho más desarrolladas de lo que se pensaba en un primer momento.
Otra prueba más de que al fin y al cabo, el que sobrevive es el más espabilado, a estas alturas no creo que nadie dude de esto.
Si quereis saber mas:
www.scientificamerican.com/article.cfm?=interactive-seas-saved-humanity

David Canales Camarero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada